red de telecentros
hoy: 23/11/2017
 
 
 




¿ Crees que el ritmo de implantación de las nuevas soluciones TIC (tecnologías de la información y comunicacion en las empresas y organizaciones se esta incrementando ?

a) Sí, adecuadamente

b) Sí, lentamente

c) No

Votos efectuados: 152



selecciona una fecha

 
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
< Noviembre 2017 >

actividades y noticias





Cuántas veces has necesitado saber con qué programa se abre un determinado archivo? .¡Dios mío, solamente conozco la extensión!.
Es decir, esa pequeña terminación precedida de un punto que todos o la mayoría de los ficheros poseen.

Gracias a esta página podrás encontrar el programa indicado para poder visualizarlo, abrirlo o lo que quieras hacer con él. ;)

sólo disponible en la web telecentros.info/extensiones


buscador telecentros.info
buscar en google (Internet)
ir a la web del telecentro
versión flash detectada: >5
usuarios activos: 42
 
 
 
Minibrowser de artículos
Título:
Tema:
 


Título:

El e-learning y las pequeñas y medianas empresas
El e
El e-learning y las pequeñas y medianas empresas
Attwell, Graham , Founder member and senior researcher for Knownet
El e-learning en las PYME

En este artículo se analizan las características y las necesidades de aprendizaje en las PYME y se proponen cambios paradigmáticos para fomentar el uso del e-learning en las PYME como herramienta para promover la creación de conocimientos.

La actitud de los directivos es probablemente el factor individual más decisivo en cuanto a la influencia que ejerce en el desarrollo de las TIC para el aprendizaje en las PYME. Los directivos no siguen ningún método científico para evaluar las necesidades, sino que suelen ser pragmáticos en lo que respecta a la formación. Además, la mayoría de las PYME carecen de formadores cualificados.

Muchas PYME desean distanciarse de las instituciones y de la educación institucional. A pesar de una tendencia a la flexibilidad en la formación profesional, las instituciones que imparten este tipo de formación en general todavía no logran satisfacer las necesidades de las PYME. Los directivos a menudo no buscan una formación “justo a tiempo” sino “de ultimísima hora”. Para poder ofrecer esto, se necesitan materiales de aprendizaje flexibles y métodos flexibles de proporcionar esta formación. Las tecnologías y los procesos actuales de desarrollo y distribución de materiales plantean problemas. Por otro lado, las PYME desean ahorrar dinero: son muchas empresas las que afirman no poder seguir costeando la formación presencial. Por lo tanto, perciben el e-learning como una forma potencialmente económica y eficaz de formación de última hora. Aunque esto también presenta sus problemas (véase más abajo).

A pesar de todo, diversos estudios han demostrado el escaso apoyo que proporcionan los directivos para la introducción del e-learning. Y lo que resulta aún más sorprendente, demuestran que las PYME o los directivos de PYME apenas fomentan el desarrollo del e-learning en su propia empresa. Aparentemente no existe ningún punto natural al que los directivos puedan dirigirse para solicitar ayuda y el uso del e-learning tampoco parece ser una cuestión primordial para las diferentes agencias de soporte y redes en las que participan las PYME.

Coste/eficacia: el e-learning no debería considerarse una solución barata

En cuanto al desarrollo del e-learning en las PYME, la cuestión de quién paga es quizá el punto más apremiante, complejo y aún sin resolver. El e-learning se ha promovido como una respuesta barata o rentable a la necesidad de crear formación continua y fomentarla dentro de las PYME. No obstante, la mayoría de los investigadores y muchos expertos se muestran inflexibles al afirmar que el e-learning no se puede considerar una solución barata. Es posible que haya economías de escala que recojan sus frutos en el futuro, pero incluso esto queda abierto a la duda. Así pues, el e-learning debe justificarse por sí mismo, como un sistema que facilita el acceso a una formación continua o que ofrece entornos de aprendizaje más enriquecedores.

Materiales de aprendizaje: la falta de contenido multimedia

El acceso a los materiales de aprendizaje es un aspecto fundamental en el desarrollo y la implementación del e-learning en las PYME. En Europa hay una carencia de contenido multimedia educativo procedente de fuentes institucionales, profesionales e industriales en los sectores editorial, de la enseñanza y del software educativo.

Los programas y materiales de aprendizaje suelen abarcar el ámbito de las tecnologías, sobre todo el uso de paquetes de software estándar, de las actividades de gestión, como el marketing, o de la enseñanza de idiomas. Aparte de esto, la oferta es muy limitada. Evidentemente, este material se dirige básicamente a técnicos, profesionales y personal de administración (o empleados de oficina).

La situación se agrava aún más en Europa, debido a la diversidad lingüística. En Europa, el sector universitario fue el iniciador del e-learning y la mayoría del material de aprendizaje se suministraba en inglés. La mayor parte de los estudiantes de formación profesional (y alumnos dentro de las PYME) necesitan materiales en su propio idioma. Existe un debate creciente sobre la globalización y la localización de software y de material de aprendizaje. La traducción de estos materiales a diferentes idiomas no es una tarea técnica sencilla, sino que implica importantes transformaciones culturales.

Tecnología y estándares: cómo permitir al alumno que cree materiales de aprendizaje

La adopción de estándares comunes acordados significaría que los sistemas y materiales de aprendizaje serían interoperables y, por lo tanto, más sostenibles. Estos estándares permitirían y facilitarían el desarrollo de material de aprendizaje tanto en empresas individuales como en agrupaciones de empresas.

Los propios alumnos podrían crear materiales de aprendizaje como resultado de su compromiso en las actividades de la empresa. La principal función de la plataforma de aprendizaje informatizada no sería proporcionar materiales, sino facilitar la transformación y la comunicación de ideas en forma de conocimientos. El entorno de aprendizaje basado en el ordenador o en las TIC sería ante todo una herramienta de proceso que favorecería la creación y la transformación de conocimientos. La enorme ventaja de este enfoque es que, de este modo, los materiales de aprendizaje reflejan y respaldan los diferentes contextos en los que tiene lugar la formación dentro de las PYME.

Las primeras plataformas de aprendizaje solían crearse y mantenerse localmente. Sin embargo, recientemente existe una tendencia a la adopción de plataformas (cada vez más sofisticadas desde el punto de vista técnico) desarrolladas por empresas privadas del sector del e-learning. Pero, por lo general, éstas no satisfacen las necesidades de las PYME.

Para ser eficaces y accesibles para las PYME, los sistemas y las tecnologías de aprendizaje deben formar parte de redes más amplias de desarrollo de conocimientos compartidos. Es importante que sean compatibles con los estándares emergentes para los materiales de e-learning a fin de permitir una interoperabilidad y que se puedan compartir los esfuerzos de desarrollo, así como para facilitar la localización.

Nuevos paradigmas

El verdadero reto consiste en dejar de pensar en términos de los paradigmas existentes de aprendizaje y de e-learning.

Un nuevo paradigma que convendría abordar es la naturaleza del conocimiento informal (o tácito) frente al conocimiento formal. Hasta ahora, el e-learning se centraba en el aprendizaje formal y en la reproducción de cursos tradicionales a través de medios digitales. No obstante, la mayoría de los estudios realizados sugieren que, al menos para los trabajos especializados, el conocimiento tácito es el más importante en el ámbito de las PYME. La cuestión es cómo se pueden utilizar los sistemas y las arquitecturas del e-learning para favorecer el desarrollo de conocimientos tácitos o informales y para compartirlos.

Un segundo punto que hay que tener en cuenta es la tensión existente entre el aprendizaje individual, que el e-learning tiende a favorecer, y el carácter social de la enseñanza más tradicional. La dimensión social se ha reconocido como un importante motivador e impulsor para muchos alumnos; un entorno social positivo puede mejorar la eficacia del aprendizaje, además de permitir una gama más amplia de metodologías.

En tercer lugar, si desarrollar nuevos conocimientos y poder compartirlos son cuestiones de futuro importantes para las PYME y si el e-learning, o mejor dicho, los recursos electrónicos deben ser un medio para conseguirlo, debemos analizar la naturaleza de las interacciones en el e-learning y desarrollar nuevos procesos y soluciones. Esto requiere un cambio de tendencia hacia un nuevo paradigma de formación continua que se base en la aplicación de nuevos principios de trabajo.

En cuarto lugar, y quizá el más importante, se encuentra la cuestión de cuál es el problema que el e-learning está intentando resolver. ¿Es beneficioso para las PYME en la fase actual de desarrollo técnico y pedagógico? Es evidente que las PYME utilizan las TIC para acceder a la información, pero consideran este proceso como algo muy distinto de contratar “cursos” de e-learning. Algunas PYME creen que necesitan el e-learning, pero no saben exactamente para qué. En muchos casos se ven arrastradas por la necesidad de utilizar las nuevas tecnologías de la información, pero la falta de integración con el e-learning está frenando su progreso.

Por último, una cuestión aparte es cómo convencer a los propios empleados, más que a sus jefes, para que utilicen las nuevas tecnologías de aprendizaje y cómo conciliar las necesidades de aprendizaje individuales con las colectivas. Es decir, ¿cómo podemos resolver la paradoja de proporcionar placer, sostenibilidad y beneficio al mismo tiempo?

Algunas posibles soluciones

1. Fomentar las culturas de aprendizaje

La cuestión más crítica es fomentar una cultura de aprendizaje en las PYME, lo cual conlleva emprender acciones para implicar a una mayor variedad de actores, así como a las propias PYME. Se trata de una estrategia a largo plazo, pero sin la cual no podría tener éxito ninguna iniciativa basada en el e-learning.

2. Movilizar a los directivos de las PYME

Dentro de este enfoque, es especialmente importante movilizar a los directivos de las PYME a través del desarrollo y el apoyo de redes sectoriales, regionales y de aprendizaje.

3. Prestar especial atención al desarrollo organizacional

El e-learning no debe considerarse un problema o un objetivo en sí. De hecho, el enfoque actual, centrado en el aprendizaje y la formación, incluso puede resultar poco útil, sobre todo en vistas del carácter vago e impreciso de los discursos sobre la formación continua. El e-learning debe abordarse en el contexto del desarrollo organizacional, incluyendo un mayor apoyo a las PYME para la introducción de nuevas formas de organización del trabajo y de nuevas tecnologías en el centro de trabajo.

4. Dar soporte a las redes como nuevo paradigma de desarrollo

Las redes deben considerarse un nuevo paradigma de desarrollo. El modo en que los responsables políticos y de planificación enfocan actualmente el aprendizaje todavía refleja un “modelo de la era industrial”, donde la formación continua se considera simplemente “más de lo mismo para más gente”.

5. Desarrollar un enfoque diferenciado

Este nuevo enfoque debe estar más diferenciado culturalmente (“la talla única no es la adecuada para todo el mundo”). En lugar de adoptar una perspectiva general en la introducción del e-learning en las PYME, es preciso que se reconozcan las diferentes necesidades de los distintos sectores y las distintas regiones.

6. Identificar los desencadenantes de cambios

Es importante identificar los distintos factores desencadenantes que actúan como catalizadores de cambios y que favorecen una cultura de aprendizaje. Éstos varían con el tiempo según el sector y la región. Una vez identificados, se necesitan estructuras que emprendan acciones inmediatas a corto plazo para aprovechar las oportunidades.

7. Contar con apoyo político

Son muchas las acciones que pueden emprender las instituciones políticas locales, nacionales y europeas para favorecer el uso de las TIC en el aprendizaje.

Por ejemplo, sería beneficioso un cambio en las políticas de financiación actuales de cara a promover y apoyar más proyectos pequeños basados en comunidades de práctica y que se ejecutaran de forma más intensa en periodos de tiempo más cortos. Éstos deberían centrarse en el aprendizaje basado en el trabajo, y no en impartir cursos a distancia ni en aulas virtuales, y deberían tener como objetivo el desarrollo y el aprovechamiento de procesos de aprendizaje informales. En lugar de recurrir a materiales de aprendizaje externos para ofrecer programas de formación, los desarrolladores o formadores deberían centrarse en los empleados de las PYME como proveedores (o transmisores) de conocimiento. El desarrollo de competencias en las PYME depende de los conocimientos, la experiencia y las actitudes de los propios empleados de las pequeñas y medianas empresas.

En el ámbito europeo, los proyectos y las redes interregionales pueden resultar de gran valor. Del mismo modo, los proyectos de apoyo a agrupaciones de PYME presentan un enorme potencial.

Investigación

La investigación también es importante. Es preciso investigar cómo utilizan las TIC los directivos y los empleados de las PYME en su trabajo diario y usar esos datos como base para desarrollar entornos y oportunidades para el e-learning. Asimismo, hay que identificar un cambio progresivo de paradigma, del e-learning a la gestión de conocimientos, e iniciar una investigación sobre el conocimiento. Por último, se necesita investigar más sobre las redes sociales y las PYME, así como sobre su impacto en el desarrollo de conocimientos, en la posibilidad de compartirlos y en el aprendizaje.

Nuevas formas de investigación (por ejemplo, el impulso de la “investigación de acompañamiento”) donde la investigación tenga lugar paralelamente a las actividades de desarrollo podrían ayudar a superar las actuales brechas entre la investigación y la práctica, entre los investigadores y los profesionales.

Knownet, una pequeña empresa de investigación de software con sede en el norte de Gales, recibió fondos de la DG de Educación y Cultura para la gestión de dos seminarios sobre el uso de las tecnologías de la información y la comunicación para el aprendizaje en las pequeñas y medianas empresas. Los seminarios tuvieron lugar a finales de 2002 y principios de 2003, y reunieron a investigadores de nueve países europeos. Los resultados se pueden consultar en la página web de Knownet. Además, en la Universidad de Stirling se puede adquirir una publicación basada en el proyecto. Este breve artículo pretende resumir algunas de las cuestiones allí tratadas.
Tema:
e-formación
e-mail:
Autor:
Attwell, Graham , Founder member and senior researcher for Knownet