red de telecentros
hoy: 02/12/2022
 
 
 




¿ Crees que el ritmo de implantación de las nuevas soluciones TIC (tecnologías de la información y comunicacion en las empresas y organizaciones se esta incrementando ?

a) Sí, adecuadamente

b) Sí, lentamente

c) No

Votos efectuados: 152



selecciona una fecha

 
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Diciembre 2022 >

actividades y noticias





Cuántas veces has necesitado saber con qué programa se abre un determinado archivo? .¡Dios mío, solamente conozco la extensión!.
Es decir, esa pequeña terminación precedida de un punto que todos o la mayoría de los ficheros poseen.

Gracias a esta página podrás encontrar el programa indicado para poder visualizarlo, abrirlo o lo que quieras hacer con él. ;)

sólo disponible en la web telecentros.info/extensiones


buscador telecentros.info
buscar en google (Internet)
ir a la web del telecentro
versión flash detectada: >5
usuarios activos: 591
 
 
 
Minibrowser de artículos
Título:
Tema:
 


Título:

¿Quién se ha llevado mi queso?(2ª parte: continuación)

Antes pensaba que el queso no debía moverse nunca de su sitio y que los cambios no eran buenos. Ahora veía que era natural que se produjeran cambios constantes, tanto si uno los esperaba como si no. Los cambios sólo podían sorprenderte si no los esperabas ni contabas con ellos.

 

Cuando advirtió que su sistema de creencias había cambiado, hizo una pausa para escribir en la pared:

 

“Las viejas creencias no conducen al nuevo queso”

 

Kof todavía no había encontrado nada de queso, pero mientras corría por el laberinto pensó en lo que había aprendido hasta entonces.

Advirtió que las nuevas creencias estimulaban conductas nuevas. Se estaba comportando de manera muy distinta que cuando volvía día tras día a la misma Central Quesera vacía.

 

Supo que, al cambiar de creencias, había cambiado de forma de actuar. Todo dependía de lo que decidiera creer. Escribió de nuevo en la pared:

 

“Cuando ves que puedes encontrar nuevo queso y disfrutar de él, cambias de trayectoria”

 

Kof supo que, si hubiera aceptado antes el cambio y hubiese salido enseguida de la Central Quesera "Q". ahora se encontraría mucho mejor. Se sentiría más fuerte física y mentalmente y habría afrontado mejor el reto de buscar un nuevo queso. En realidad, si hubiera previsto el cambio, en vez de perder el tiempo negando que este se había producido, probablemente ya habría encontrado lo que buscaba.

 

Hizo acopio de fuerzas y decidió explorar las zonas más desconocidas del laberinto.

Encontró pedazos de queso aquí y allá, y recuperó el ánimo y la confianza en si mismo.

Mientras pensaba en el camino que llevaba recorrido desde que había salido de la Central Quesera "Q", se alegró de haber escrito frases en diversos puntos. Esperaba que esas frases le indicaran el camino a Kif si este decidía salir en busca de queso.

Se detuvo y escribió en la pared lo que llevaba tiempo pensando:

“Notar en seguida los pequeños cambios ayuda a adaptarse a los cambios más grandes que están por llegar.”

 

En esos momentos, Kof ya se había liberado del pasado y se estaba adaptando al futuro. Avanzó por el laberinto con más energía y a mayor velocidad. Y al poco, lo que estaba esperando ocurrió.

 

Cuando ya le parecía que llevaba toda la vida en el laberinto, su viaje (o al menos aquella parte del viaje) terminó rápida y felizmente.

¡Encontró un nuevo queso en la Central Quesera "N".!

Al entrar, se quedó pasmado por lo que vio. Había las montañas más grandes de queso que hubiera visto jamás. No los reconoció todos, ya que algunos eran totalmente nuevos para él.

 

Por unos momentos se preguntó si aquello era real o sólo producto de su imaginación, pero entonces vio a Oli y Corri. Oli le dio la bienvenida con un movimiento de la cabeza, y Corri lo saludó con la pata. Sus abultadas barriguitas indicaban que llevaban allí mucho tiempo. Kof les devolvió el saludo y enseguida se puso a probar sus quesos favoritos. Se quitó las zapatillas y el chándal y lo dobló cuidadosamente, dejándolo a su lado por si lo necesitaba de nuevo. Cuando hubo comido hasta la saciedad, cogió un pedazo del nuevo queso y lo alzó hacia el cielo en señal de brindis.

--¡Por el cambio!

Mientras saboreaba el nuevo queso, Kof pensó en todo lo que había aprendido. Se percató de que, mientras había tenido miedo del cambio, se había aferrado a la ilusión de un queso viejo que ya no existía.

¿Qué lo había hecho cambiar? ¿Había sido el miedo a morir de hambre?

"Bueno, eso también ha contribuido", se dijo Kof.

Entonces se echó a reír y se dio cuenta de que había empezado a cambiar cuando había aprendido a reírse de sí mismo y de lo mal que estaba actuando. Advirtió que la manera más rápida de cambiar es reírse de la propia estupidez. Después de hacerlo, uno ya es libre y puede seguir avanzando.

Supo que había aprendido algo muy útil de Oli y Corri, sus amigos los ratones, sobre el hecho de avanzar. Los ratones llevaban una vida simple. No analizaban en exceso ni complicaban demasiado las cosas. Cuando la situación cambió y el queso se movió de sitio, ellos hicieron lo mismo. Kof prometió no olvidar eso.

 

Entonces utilizó su maravilloso cerebro para hacer algo que las personitas pueden hacer mejor que los ratones. Reflexionó sobre los errores cometidos en el pasado y los utilizó para trazar un plan para su futuro. Supo que uno podía aprender a convivir con el cambio. Uno podía ser más consciente de la necesidad de conservar las cosas sencillas, ser más flexible y moverse más deprisa.

 

No servía de nada complicar las cosas o confundirse a uno mismo con creencias que dan miedo. Si uno advertía cuándo empezaban a producirse los cambios pequeños, estaría más preparado para el gran cambio que antes o después seguramente se produciría.

Kof se dio cuenta de que era necesario adaptarse deprisa. porque si uno no lo hacía, tal vez no podría adaptarse jamás.

 

Tuvo que admitir que el inhibidor más grande de los cambios está dentro de uno mismo y que las cosas no mejoran para uno mientras uno no cambia. Pero lo más importante de todo era que, cuando te quedabas sin el queso viejo, en otro lugar siempre había un nuevo queso, aunque en el momento de la pérdida no lo vieras. Y

que te verías recompensado con ese queso nuevo tan pronto como dejabas atrás los miedos y disfrutabas con la aventura de la búsqueda.

Supo que el miedo es algo que uno debe respetar, ya que te aparta del peligro verdadero, pero advirtió que casi todos sus miedos eran irracionales y que lo habían apartado del cambio, cuando lo que él realmente necesitaba era cambiar.

 

Cuando se produjo el cambio, no le había gustado, pero ahora comprendía que había sido una bendición, ya que lo había llevado a encontrar un queso mejor.

Incluso había encontrado una parte mejor de sí mismo. Mientras Kof pasaba revista a lo que había aprendido, se acordó de su amigo Kif. Se preguntó si habría leído algunas de las frases que había escrito en las paredes de la Central Quesera "Q" y del laberinto.

 

¿Habría decidido liberarse del miedo y salir de la quesera? ¿Habría entrado en el laberinto y descubierto que su vida podía ser mejor?

 

Kof pensó en la posibilidad de volver, a la Central Quesera "Q" y tratar de encontrar a Kif, suponiendo que diera con el camino de vuelta hacia allí. Si encontraba a su amigo, tal vez podría enseñarle la manera de salir del apuro. Pero después se dio cuenta de que ya había intentado que su amigo cambiara.

 

Kif tenía que encontrar su propio camino, prescindiendo de las comodidades y dejando los miedos atrás. Nadie podía hacerlo por él, ni convencerlo de que lo hiciera. De una manera u otra, tenía que ver por si mismo las ventajas de cambiar.

 

Kof sabía que había dejado un buen rastro por el camino para que Kif lo siguiera. Lo único que este tenía que hacer era leer las frases que él había escrito en la pared.

 

Se dirigió hacia la pared más grande de la Central Quesera "N" y escribió un resumen de todo lo que había aprendido.

A continuación dibujó un gran pedazo de queso alrededor de todos los pensamientos que se le habían hecho evidentes , y sonrió al contemplar el conjunto.

• El cambio es un hecho.

• El queso se mueve constantemente.

• Prevé el cambio.

• Permanece alerta a los movimientos del queso.

• Controla el cambio.

• Huele el queso a menudo para saber si está enmoheciendo.

• Adáptate rápidamente al cambio. Cuanto antes se olvida el queso viejo, antes se disfruta del nuevo.

• ¡ Cambia !.

• Muévete cuando se mueve el queso.

• ¡ Disfruta del cambio !.

• Saborea la aventura y disfruta del nuevo queso.

• Prepárate para cambiar rápidamente y disfrutar otra vez.

• El queso se mueve constantemente.

 

Kof advirtió lo lejos que había llegado desde que saliera de la Central Quesera "Q" en la que había dejado a Kif, pero supo que le sería fácil cometer el mismo error si no estaba atento. Así pues, todos los días inspeccionaba la Central Quesera "N" para saber en qué estado se encontraba el queso. Iba a hacer todo lo posible para impedir que el cambio lo pillase desprevenido.

 

Aún quedaba mucho queso, pero Kof salía a menudo al laberinto y exploraba nuevas zonas para estar en contacto con lo que ocurría a su alrededor. Advertía que era más seguro estar al corriente de sus posibilidades reales que aislarse, en su zona segura y confortable.

 

De pronto le pareció oír ruido de movimiento en el laberinto. El ruido era cada vez más fuerte, y advirtió que se acercaba alguien.

 

¿Seria Kif? ¿Estaría a punto de doblar la esquina?

Kof rezó una oración y esperó, como tantas veces había hecho, que su amigo finalmente hubiese sido capaz de ...

¡ Moverse con el queso y disfrutarlo !

 

 

 

Tema:
Otros
e-mail:
Autor:
Spencer Johnson, M.D.