red de telecentros
hoy: 02/12/2022
 
 
 




¿ Crees que el ritmo de implantación de las nuevas soluciones TIC (tecnologías de la información y comunicacion en las empresas y organizaciones se esta incrementando ?

a) Sí, adecuadamente

b) Sí, lentamente

c) No

Votos efectuados: 152



selecciona una fecha

 
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
< Diciembre 2022 >

actividades y noticias





Cuántas veces has necesitado saber con qué programa se abre un determinado archivo? .¡Dios mío, solamente conozco la extensión!.
Es decir, esa pequeña terminación precedida de un punto que todos o la mayoría de los ficheros poseen.

Gracias a esta página podrás encontrar el programa indicado para poder visualizarlo, abrirlo o lo que quieras hacer con él. ;)

sólo disponible en la web telecentros.info/extensiones


buscador telecentros.info
buscar en google (Internet)
ir a la web del telecentro
versión flash detectada: >5
usuarios activos: 89
 
 
 
Minibrowser de artículos
Título:
Tema:
 


Título:

LA PUERTA: Cuento extraido de "Cuentos del Tibet"

Un joven llegó hasta su casa y, al mirarse en los bolsillos, se dio cuenta que había perdido la llave de la puerta. Entonces empezó a preguntar a todos los viandantes si habían encontrado una llave. Nadie la había hallado. El hombre, muy desconsolado, comenzó a lamentarse en voz alta: ¿Qué haré ? ¡ Pobre de mi ! No puedo entrar en mi casa. La puerta no se puede abrir. ¿ Hasta cuándo tendré que estar aquí esperando?.

Pasó otro joven por allí y escuchó los lamentos del muchacho. Se aproximó a él y colocó su mano franca sobre el hombre que se autocompadecía por su pérdida. Le dijo:

Amigo, no te desanimes. ¿ Por qué tanta amargura y desconsuelo? Tu puerta está cerrada, pero esta es tu puerta y es tu casa. Sé paciente. No te angusties, no te dejes ganar por la zozobra. Si sabes esperar, tu puerta se abrirá y podrás penetrar en tu acogedora casa. Paciencia, pues, amigo mío.

El joven que había perdido la llave, miró a los ojos de aquel desconocido. Era la mirada del que está solo, irremediablemente solo. En esos ojos insondables, había un destello de tristeza, sí, y de búsqueda sin encuentro, y del camino sin meta cercana, y de viaje sin término próximo. Y el desconocido agregó:

Al menos tú, aunque cerrada, tienes una puerta y tienes una casa. ¡ Qué diera yo por tener una casa aunque su puerta estuviera cerrada! Tú amigo mío, no tienes llave porque la has perdido. Yo no tengo ni llave, ni puerta ante la que detenerme, ni casa en la que refugiarme. Y sin embargo, espero sin impacientarme.

El Sabio declara: Si has encontrado tu vía, se paciente. Las puertas se cierran, pero esas mismas puertas se abren si eres paciente y perseveras en la búsqueda.

 

De Cuentos del Tibet de Ramiro Calle

 

Tema:
Otros
e-mail:
Autor:
RAMIRO DE LA CALLE